RUTA DE LA SEDA (REPLICA)

La legendaria ruta de la seda fue durante muchos siglos la principal conexión comercial ante Asia y Europa. Entre Constantinopla (Estambul) y la ciudad china de Chang’an (hoy Xi’an) su recorrido cubría ocho mil kilómetros, pasando por cordilleras, desiertos y elevadas mesetas.

No hay que imaginarla, sin embargo, como un camino único y lineal. De hecho, nadie la recorrió entera antes del siglo XIII, cuando el establecimiento del imperio mongol de Gengis Khan hizo posible el viaje, entre otros, de Marco Polo.

La ruta constituía más bien una suma de etapas cortas entre los múltiples enclaves comerciales que la jalonaban. La seda fue sin duda el «producto estrella» desde que en el siglo I a.C. los chinos comenzaran a utilizarla para sus intercambios con pueblos próximos, por ejemplo con el valle de Ferghana (en el actual Uzbekistán), donde crecían afamados caballos. Los romanos la descubrieron al conquistar Partia en el siglo I a.C., y quedaron encandilados de inmediato. Pero la seda no fue el único producto: también destacaron el lapislázuli, las piedras preciosas, el corat, etc. A cambio, de Europa llegaba un flujo monetario vital para la economía china.


Más allá de la actividad comercial, la ruta de la seda ha constituido un foco civilizador de excepcional importancia en la historia. Los chinos desde el este, los budistas desde la cuenca del Ganges, los cristianos nestorianos huidos de Bizancio, el imperio musulmán surgido en Arabia o los diversos pueblos nómadas o sedentarios del Asia Central, todos contribuyeron a crear un espacio de encuentro e intercambio que constituyó un verdadero crisol de la historia euroasiática.

El arte nos ha dejado abundantes muestras de las múltiples fusiones culturales sucedidas, desde la escultura helenística del estilo Gandhara a los budas gigantes de Afganistán o la soberbia arquitectura de Bujara y Samarkanda.

Estilo Gandhara

Bujara

Bujara

Samarkanda

Samarkanda

Durante siglos el lento pero incansable ir y venir de las caravanas de camellos mantuvo en contacto varios mundos (el chino, el indio, el persa, el mediterráneo) separados por barreras naturales y culturales a primera vista infranqueables.

El relevo lo tomarían las rutas marítimas, primero de chinos y musulmanes, luego de los europeos desde la llegada de Vasco da Gama a la India.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar